Archivos

Reuniones semanales

Nos sentimos muy satisfechas de anunciaros que por fin empezamos las reuniones este curso.

Serán todos los jueves, de 17 a 20 horas en la sala 42 del Centro 21 de Marzo, c/ Viento, al lado de la Renfe (la entrada es la más alejada de la estación).

Empezamos este mismo jueves, 20 de octubre y os animamos a que vengáis a conocernos!!

Anuncios

Primer Concurso de fotografía Lactaranda 2011

Desde la asociación Lactaranda nos llega esta información y queremos difundirla. ¿Os animáis a participar?

 

Primer Concurso de fotografía Lactaranda 2011.

Temas:
LACTANCIA MATERNA. MATERNIDAD Y PATERNIDAD RESPETUOSAS.

Recepción de fotografías: del 20 de junio al 16 de septiembre de 2011

Enviar fotos a:
LACTARANDA-CONCURSO FOTOGRAFÍA
GALERÍAS ISILLA, 1ª PLANTA, OFICINA 13
09400 ARANDA DE DUERO- (BURGOS)

Premios:
1º 250 euros
2º 150 euros
3º 75 euros

Exposición de los trabajos recibidos y entrega de premios en la Semana Mundial de Lactancia Materna del 1 al 7 octubre de 2011, en sala Caja Círculo de Plaza Virgencilla, Aranda de Duero.

Colabora: Asociación Cultural En-Cuadra
Colabora: Caja Círculo

Bases del concurso en:
www.lactaranda.org.es
www.asociacionencuadra.com


¿Producen auténtico calostro las madres que amamantan a un hijo previo durante el embarazo?

Y también sobre el tándem y desde el blog de SINA ( http://asociacionsina.org/2009/10/15/%C2%BFproducen-autentico-calostro-las-madres-que-amamantan-a-un-hijo-previo-durante-el-embarazo/ )

 

En el año 2006 ALBA LACTANCIA MATERNA presentó en un congreso de lactancia materna español, una ponencia sobre la lactancia materna durante el embarazo y en tándem, fruto de nuestra investigación realizada con la recogida de datos de 73 madres que amamantaron embarazadas.

Algunos profesionales asistentes expresaron su preocupación sobre la posibilidad de que las mujeres que amamantaban en tándem no produjeran calostro, sino leche madura desde el principio, o bien calostro con un valor nutricional e inmunológico inferior al de las madres que no amamantaban en tándem.

De ser así, esto podría afectar al estado de salud de los segundos nacidos y hacer que tuvieran mayor tendencia a enfermar que los bebés de madres que no practican la lactancia en tándem. Cabe señalar, no obstante, que en nuestro estudio anterior las madres nos contaron que en ningún caso los segundos hijos tuvieron peor salud ni signos de haber recibido inmunidad insuficiente a través de la leche materna.

Fue entonces cuando tomamos la decisión de realizar una investigación sobre este tema, y gracias a la colaboración de Juan Miguel Rodríguez y su equipo, en el departamento de nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, y otros colaboradores pudimos llevarlo a cabo.

En ALBA Lactancia Materna obtuvimos y recogimos muestras de calostro de mujeres que amamantaban en tándem y de mujeres que solo daban el pecho a un bebé y las enviamos mediante un servicio de mensajería en frío al departamento de Nutrición de dicha Universidad donde procedieron a su investigación.

Analizaron las muestras para determinar la concentración de diversos parámetros inmunológicos o bioquímicos que suelen hallarse en una concentración muy diferente en el calostro y en la leche madura: dos citoquinas (TGF- -6), inmunoglobulinas, IgAs e IgGs totales, lactosa, proteínas, grasas y vitamina B12.

  • Participaron 15 mujeres que amamantaban a su hijo durante el embarazo y que practicaron lactancia en tándem tras el parto. Se recogieron muestras de leche durante el embarazo, 5º mes, 6º mes, 7º mes, 8º mes y 9º mes, y se recogieron muestras de calostro de dos días, cuatro días, una semana, dos semanas y un mes posparto.
  • Paralelamente, se obtuvieron muestras de calostro y leche madura de 10 mujeres que no amamantaron a un hijo durante el embarazo ni hicieron tándem. De estas madres sólo tres lograron aportar muestras de leche estando de 36 semanas de embarazo, pues es más difícil conseguirlo si no se está amamantando. Las 10 mujeres recogieron muestras tras el parto a los 2, 4, 7, 14 y 30 días.

Sin embargo, por falta de presupuesto y tiempo, finalmente sólo se analizaron las muestras de la semana 30-35 del embarazo con tándem, el calostro a las 48 h posparto y la leche madura al mes de posparto en todas las madres.

Nos sorprendió, a la hora de recoger las muestras de las madres gestantes que amamantaban, la escasa producción que todas ellas presentaban. Ninguna fue capaz de extraerse la muestra por sí sola, no les salía, ni manualmente ni con sacaleches. Finalmente, por el método manual y con pericia, cuidado y paciencia, apenas conseguimos extraer 5 ml por pecho. Entonces estas madres comprendieron que sus hijos no mamaban por el alimento nutricional sino por el emocional, lo que es perfectamente lícito y no por ello menos importante.

Las muestras de calostro posparto de las 25 mujeres tenían un color amarillento/anaranjado característico, a diferencia de las de leche recogidas durante el embarazo (color blanco). Parece ser que la glándula mamaria recluta las sustancias carotenoides que dan color amarillo a la leche a partir del parto.

En todos los parámetros analizados se apreciaron diferencias individuales. Sin embargo, las medias de todos los parámetros fueron muy parecidas en las 25 muestras de calostro (TGF- ng/ml; IgA: ~40 mg/ml; IgG: ~0,6 mg/ml; lactosa: ~4,7 g/100 ml; proteínas: ~2,3 g/100 ml; grasas: ~2,7 g/100 ml; vitamina B12: ~250 mcg/100 ml), sin que hubiera diferencias estadísticamente significativas entre ellas.

.

grafica I.

Por otra parte, tampoco hubo diferencias estadísticamente significativas entre las distintas muestras de leche madura (embarazo, posparto) (TGF-proteínas: ~0,9 g/100 ml; grasas: ~4,5 g/100 ml; vitamina B12: ~45 mcg/100 ml). En contraste, hubo diferencias estadísticamente significativas entre las muestras de calostro y las de leche madura en todos los parámetros analizados.

grafica II.

Lo que sí nos sorprendió es que la leche que segregan las embarazadas de 30 a 35 semanas que amamantaban, analíticamente NO se parecía al calostro, sino que era prácticamente idéntica a la leche madura, como se puede apreciar en la gráfica.

grafica III.

No nos lo esperábamos, porque más de la mitad de las madres de la muestra de nuestro anterior estudio de lactancia en tándem habían constatado la supuesta aparición del calostro en el segundo trimestre de embarazo en base a su percepción.

dsc06729

 

Estas madres nos contaron que sus hijos mayores amamantados comenzaron a hacer deposiciones amarillas blandas parecidas a las que hacen los bebés lactantes durante el primer mes de vida, sin que ello representara un problema de salud, lo que interpretaban como una señal de la aparición del calostro.

Nos queda, pues, la duda de en qué momento del embarazo la leche se convierte en calostro. Tras analizar tres muestras de mujeres embarazadas de 38 a 40 semanas, Juan Miguel Rodríguez nos informó de que la leche de estas mujeres que amamantaban embarazadas SÍ que se parecía bastante más al calostro que a la leche madura. Con lo cual suponemos que el calostro aparece probablemente durante los últimos días o dos semanas de la gestación.

.

Conclusión final:

No existen diferencias significativas entre el calostro de mujeres que amamantan un hijo durante todo el embarazo y el producido por las mujeres que no lo hacen, siendo su valor nutricional e inmunológico idéntico en ambos casos.

.

alba-lmInma Marcos, IBCLC

Asesora de ALBA LACTANCIA MATERNA

.

Inma Marcos es comadrona y reciente madre de su 4º hijo. Actualmente, trabaja por libre como comadrona independiente. Tras 7 años de experiencia hospitalaria, desde el 2001 atiende partos en casa. Consultora en lactancia materna (IBCLC) , secretaria de la asociación Alba Lactància Materna y secretaria de la Federación Catalana de grupos de apoyo a la lactancia materna, además de vocal de la asociación Dona Llum y miembro de www.nacerencasa.org.  Da charlas en Barcelona en torno a temas de parto y lactancia materna y participa activamente en las listas de “apoyocesáreas” y de  www.elpartoesnuestro.es cuando su apretada agenda se lo permite, aportando desinteresadamente su inestimable experiencia y consejo. En la página web de su hermana Mireia podemos leer su propia presentación.

Lactancia durante el embarazo y en tándem

Leído en http://asociacionsina.org/2009/04/10/lactancia-durante-el-embarazo-y-en-tandem/

 

 

LACTANCIA DURANTE EL EMBARAZO Y EN TANDEM

alba-lm

Estudio realizado por: Inmaculada Marcos y Eulàlia Torras i Ribas

Una madre está amamantando a su hijo cuando al saber que vuelve a estar embarazada, decide no interrumpir la lactancia de su hijo y seguir dándole el pecho durante todo el embarazo. Una vez nacido el pequeño, amamanta a los dos conjuntamente o por separado. Esto es la LACTANCIA EN TANDEM.

 

Está científicamente demostrado que el solapamiento de embarazo y lactancia no afecta negativamente al desarrollo fetal. Sea cual sea el coste, éste repercute en la madre aunque no parece que dicho coste sea excesivamente alto.

En un estudio prospectivo de búsqueda, captación de casos y recogida de datos en una encuesta, que realizamos en Barcelona a finales de 1999 de las 47 madres entrevistadas que habían decidido no destetar, las pocas a las que se detectó anemia en el embarazo con lactancia también se les había detectado en el primer embarazo. Incluso hubo algún caso en el que la tuvieron en el primer embarazo pero no en el segundo y ninguno a la inversa. Tampoco hay evidencia científica de que amamantar durante el embarazo aumente las probabilidades de sufrir abortos o partos prematuros. Está documentado el hecho de que la estimulación de los pezones durante el embarazo produce contracciones. Cerca del 60% de las madres entrevistadas en dicho estudio reconocieron haber tenido contracciones mientras su hijo mamaba pero en todos los casos cedían espontáneamente al momento que el niño soltaba el pecho y ninguna de estas madres tuvo amenaza de parto prematuro, ni la duración del embarazo en semanas varió significativamente en relación al primer embarazo sin lactancia.

 

tandem1

 

Las madres que deciden compaginar lactancia y embarazo inician un viaje con un destino incierto. La razón principal de su decisión suele ser el respeto a las necesidades del hijo mayor, seguida del deseo de vivir la experiencia en sí misma. Sin embargo algunas madres, a pesar de empezar con ilusión, destetan al poco tiempo por lo general debido a la extrema sensibilidad de los pezones durante el primer trimestre que hace que la lactancia les resulte dolorosa o desagradable. Otras, que lo viven positivamente, pueden encontrarse con la sorpresa de que es su hijo quien se desteta por su cuenta. Alrededor del 60% de los niños que maman durante un embarazo posterior de sus madres se destetan solos (en nuestro estudio el 62% y en otro similar hecho en EEUU el 57%).

Esto puede ocurrir en cualquier momento, pero hay dos especialmente significativos:

  • Hacia el 3º- 4º mes de embarazo, suele producirse una considerable disminución de la producción de leche debido a la interacción de las hormonas del embarazo con las de la lactancia. Sale poca leche y algunos niños pierden interés.
  • Hacia el 5º-6º mes de embarazo, la madre empieza a producir calostro, con el consiguiente cambio de sabor, que da lugar a que algunos niños rechacen entonces el pecho. De todos modos, siempre hay niños a los que la cantidad o sabor de la leche les es indiferente y siguen mamando sin inmutarse hasta el nacimiento de su hermanito. Entonces empieza la lactancia en tándem.

Aunque no sabemos si la composición del calostro es idéntica con lactancia que sin ella, lo cierto es que calostro hay, en grandes cantidades, y ambos hermanos pueden beneficiarse de sus propiedades únicas. Se ha observado que los recién nacidos que lactan en tandem con su hermano mayor pierden menos peso al nacer, y lo recuperan más rápidamente, al contar con una producción de leche ininterrumpida y la ayuda del hermano para estimular. El proceso de la “subida” se repite, pero con mayor facilidad y rapidez. Además, la posible ingurgitación es más fácil de resolver si son dos a drenar.

En nuestra encuesta observamos que, durante el primer mes de vida, el recién nacido aumentaba de media un 25% más de peso que su hermano a la misma edad. Aunque se hace difícil asegurar si esto es por la lactancia en tándem, por una mayor experiencia y mejor técnica de lactancia de la madre o por cualquier otro motivo, lo que está claro es que lactar en tándem no perjudica el correcto desarrollo del bebé. Además es habitual que en el hermano menor no se observen las conocidas “crisis de crecimiento” que sufren otros recién nacidos. Siempre parece haber leche de sobra y no le hace falta sobre-estimular para aumentar la producción.

embarazo

 

En algunas culturas en que la lactancia en tándem es una práctica aceptada, también se encuentra el mito de que el embarazo puede “pudrir” o “estropear” la leche de la madre produciendo enfermedades en el hijo mayor, de modo que si se observan diarreas u otros trastornos se procede al destete.

En el 63’15% de los casos de nuestra encuesta las madres comentaron que a partir del 5º-6º mes de embarazo el niño que seguía mamando empezaba a sufrir una diarrea leve. A algunos niños se les practicó cultivos en heces, no encontrando nada patológico en ellos. Esta diarrea coincide con la aparición del calostro, por lo que nos inclinamos a pensar que es debida al efecto laxante del mismo. Este trastorno es inofensivo y desaparece varios días después del parto.

Encontramos en Medline un estudio hecho en Buthan sobre el tema, en el que se exponía que los niños que eran destetados durante un embarazo posterior de sus madres mostraban un reducido aumento de peso y una mayor incidencia de enfermedades infecciosas respecto, no solamente a los no destetados, sino también a otros niños de la misma edad a los que se destetaba sin embarazo de por medio. Los autores concluyen que el estrés sufrido por el niño debido al destete brusco en dichas circunstancias, debilita su inmunidad y afecta a su apetito.

La lactancia en tándem no favorece el contagio entre hermanos. En nuestra encuesta las madres coincidieron mayoritariamente en que el recién nacido comparativamente enfermaba menos que el mayor a la misma edad. Cualquier madre con más de un hijo sabe perfectamente que besar, babosear y acariciar al nuevo hermanito es uno de los entretenimientos favoritos de los otros hijos. Pensar que se van a contagiar más por compartir el pezón que por otros tipos de contacto no parece tener fundamento.

Sin embargo, se puede especular sobre el hecho de que si el hermano mayor no ha dejado de mamar y ha vuelto a beneficiarse por segunda vez de las propiedades inmunológicas del calostro, será más resistente a las enfermedades que si no lo hubiera hecho, lo que servirá también de protección al pequeño sobre todo si el mayor ya va al colegio o a la guardería.

También es probable el hecho de que la madre comparta la misma inmunidad con ambos hijos, con lo cual el pequeño recibe defensas para luchar contra los virus o bacterias de las que el mayor es portador.

Amamantar en tándem tampoco parece perjudicar a la madre. La lactancia del hijo mayor suele producir una amenorrea más prolongada lo que favorece la recuperación de la madre tras el embarazo. Seguir dando el pecho durante el nuevo embarazo no parece tener un gran coste físico probablemente debido al importante descenso de producción. La lactancia en tándem puede producir además una amenorrea todavía más larga.

Aunque es habitual que al nacer el hermanito, el mayor pase por una fase de aumento de demanda del pecho de la madre (a menudo sucede que mama más que el pequeño), poco a poco volverá a su ritmo habitual de una o dos veces al día, generalmente para dormirse. Es común que aunque la madre amamante a demanda a su bebé imponga más tarde o más pronto ciertos límites al acceso del mayor al pecho.

Entre las ventajas que las madres han destacado de amamantar en tándem está el hecho de que parece ayudar a una mejor adaptación de los hermanos, permite sobrellevar mejor los episodios de celos y crea un vínculo muy especial entre ambos. También establece un tipo de relación distinta entre la madre y el hijo mayor, basada en el respeto, sin afectar negativamente el vínculo con el pequeño con cuyas necesidades y demandas la madre parece estar “especialmente sintonizada”.

Entre los inconvenientes destacan la sensación de agobio ante las demandas del mayor así como la aparición de sentimientos confusos y contradictorios. En las pocas referencias bibliográficas que se encuentran sobre lactancia en tándem se hace referencia a que las madres “a menudo tienen sentimientos encontrados; de vez en cuando sienten rencor hacia sus hijos mayores, ponen en duda la validez de lo que están haciendo y se enfrentan con la doble demanda de su cuerpo” o a que “si la madre se siente resentida hacia el hijo mayor que mama, ha llegado el momento de destetar suave pero firmemente”.

Estas opiniones dan a entender que tener sentimientos negativos hacia el hijo mayor, cuando la madre se está vinculando con el recién nacido, es patrimonio exclusivo de la lactancia en tándem y el destete lo soluciona todo, pero lo cierto es que madres que no amamantaban a sus hijos mayores también han expresado sentimientos similares al nacer su segundo hijo. En cualquier caso cada madre vive la experiencia a su manera e igual que llegado a este punto alguna madre ha destetado al mayor por sus propias razones particulares, otras no lo han hecho.

Mención especial merece la actitud de los profesionales al respecto a la lactancia con embarazo y a la lactancia en tándem. En nuestra encuesta el 10’64% de madres reconocieron no habérselo dicho al ginecólogo y el 23’53% no se lo dijo al pediatra. Las razones principales son que, o bien no se atrevieron, o prefirieron evitarse discusiones. De las que si lo comentaron, una pequeña minoría no tuvo ningún problema con el tema, en el resto de los casos hubo algunos sentimientos de indiferencia, por parte sobre todo de los ginecólogos, pero mayoritariamente, sobre todo en los pediatras (76’92%), el sentimiento fue de rechazo.

Aunque la evolución positiva del embarazo y el correcto desarrollo del recién nacido solían mejorar las cosas con el paso del tiempo, varias madres han manifestado su descontento por haber sido víctimas de tanta presión negativa.

tandem


BIBLIOGRAFIA

Merchant K. Martorell R, Haas J. Maternal and fetal responses to the stresses of lactation concurrent with pregnancy and of short recuperative intervals. Am J Clin Nutr 1990; 52(2):280-8.

Moscone SR, Moore MJ Breastfeeding during pregnancy. J Hum Lact 1993 Jun;9(2):83-88

Bohler E, Ingstad B The struggle of weaning: factors determinig breastfeeding duration in esast Bhutan. Soc Sci Med 1996; 43(12):1805-15.

Marvin S. Eiger, MD &Sally Wendkos Olds. El Gran Libro de la Lactancia. Ediciones Medici, 1989

Lawrence R A La Lactancia Materna. Una guía para la profesión médica. Mosby/Doyma Libros, SA 1996 Edición en español
Royal College of Midwives. Lactancia Materna. Manual para profesionales. ACPAM, 1994

Ilustraciones: ©2009 Mamá de Lola mamadelola.com

ññ

inmamarcos

 

Inma Marcos es comadrona y reciente madre de su 4º hijo. Desde hace dos años, trabaja por libre como comadrona independiente. Tras 7 años de experiencia hospitalaria, desde el 2001 atiende partos en casa. Consultora en lactancia materna (IBCLC) , secretaria de la asociación Alba Lactància Materna y secretaria de la Federación Catalana de grupos de apoyo a la lactancia materna, además de vocal de la asociación Dona Llum y miembro de www.nacerencasa.org.  Da charlas en Barcelona en torno a temas de parto y lactancia materna y participa activamente en las listas de “apoyocesáreas” y de  www.elpartoesnuestro.es cuando su apretada agenda se lo permite, aportando desinteresadamente su inestimable experiencia y consejo. En la página web de su hermana Mireia podemos leer su propia presentación.

 

 

eulaliatorras

 

Eulàlia Torras i Ribas es presidenta de Alba Lactancia Materna y de la Federación Catalana de Grupos de Apoyo a la Lactancia Materna.

.


.

“Mi lactancia materna prolongada, mi tándem prolongado”, por Desirée Sanz

“La edad natural del destete”, por Katherine Dettwyler

Vídeo sobre lactancia materna prolongada

Aunque preferimos “lactancia materna respetada”, “no interrumpida”… o “lactancia” a secas 😉

Lactancia materna prolongada

Ana Romero Manzano (matrona del Hospital Universitario de Canarias) y Marta Díaz Gómez (pediatra y profesora de la Universidad de La Laguna) han elaborado y puesto a disposición pública un vídeo sobre lactancia materna prolongada.

El vídeo se encuentra disponible en la plataforma ULL media de la Universidad de La Laguna.

Escuelas infantiles y lactancia materna.

Desde Bebes y mas (http://www.bebesymas.com/educacion-infantil/guarderias-que-facilitan-la-lactancia-materna), un artículo directamente relacionado con el tema que se discutió el pasado miércoles.

 

Guarderías que facilitan la lactancia materna

Eva Paris   9 de junio de 2011 | 13:15

 

Está claro que la leche materna es el mejor alimento para el bebé durante los seis primeros meses de vida y después junto a la alimentación complementaria. Por ello la vuelta de la madre al trabajo y/o la incorporación del bebé a un centro de educación infantil no debería suponer la interrupción de la lactancia.

Los centros educativos, las escuelas infantiles, pueden facilitar que las madres continúen la lactancia materna, tanto de forma presencial, como mediante la administración de la leche que la madre se haya sacado previamente.

Por ello es una buena idea que se establezcan ciertas normas, un ámbito de legislación que facilite estos puntos. En Catalunya se han establecido ciertas recomendaciones dentro del Plan Integral para la promoción de la salud mediante la actividad física y la alimentación saludable. Para la lactancia materna, los centros de educación infantil tienen que garantizar:

  • La posibilidad de que la madre pueda dar el pecho a su hijo o hija en la misma aula o en otro espacio de la escuela o guardería poniendo especial cuidado en que esto se haga con el máximo respeto tanto para los propios ritmos individuales como para los del grupo.
  • La posibilidad de guardar en el frigorífico/congelador del centro las unidades de leche materna que aporta la familia para cada día. En este caso es necesario que la leche llegue correctamente almacenada y transportada en nevera portátil o bolsa isotérmica, en dosis de una sola toma y en el mismo recipiente que se usará para administrar la leche al niño/niña (etiquetado con el nombre del niño o niña y la fecha de consumición).
  • El personal del centro debe mantener la leche en el frigorífico/congelador y calentarla en el momento de dársela al niño/niña.
  • En cualquier caso, la familia tendrá que establecer con la dirección del centro un acuerdo en este sentido.

Estos requisitos, que se acompañan de todas las recomendaciones para extraerse y conservar leche materna, están redactados por la Sociedad Catalana de Pediatría; la Federación Catalana. Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna; Iniciativa Hospital Amigo de los Niños. UNICEF; La Liga de la Leche de Cataluña; Generalitat de Catalunya; Asociación Catalana de Enfermería y Sanidad Responde.

Ya vimos que en Madrid se ha establecido una normativa con la intención de facilitar la lactancia materna en la guardería, que esperemos que se esté cumpliendo. En todo el país se debería establecer unas normas similares en este sentido.

Una de las razones para escoger guardería sin duda debería ser ésta: que no se pongan impedimentos para que las madres puedan entrar y ver a sus bebés en cualquier momento, no ya para darle pecho sino por cualquier motivo. Que estén dispuestos a acordar cómo se atiende al bebé si se le está amamantando, dando todas las facilidades.

Las escuelas infantiles que facilitan la lactancia materna deberían ser más numerosas y deberíamos exigir estos requisitos que redundan en la salud de nuestros hijos. No siempre se puede acudir a la guardería cuando lo deseamos por cuestiones laborales, pero habrá muchas situaciones que sí lo permitan.

“Que todos podamos mejorar nuestra atención a madres y familias después de este caso”

En relación con el caso de Habiba, nos traemos la carta de Ibone Olza desde el blog de Ileana, Tenemos Tetas

http://www.tenemostetas.com/2011/06/que-todos-podamos-mejorar-nuestra.html.

“Que todos podamos mejorar nuestra atención a madres y familias después de este caso”

«Mi deseo es que los profesionales de los servicios sociales de Madrid que trabajan con infancia y lactantes puedan recibir la misma formación y apliquen las mismas recomendaciones basadas en la evidencia científica»

Reproduzco fragmento de la carta enviada por la psiquiatra infantil Ibone Olza a la directora de la Residencia Infantil donde está la bebé de Habiba, y compartida por ella en el grupo de Facebook:

«…Me gustaría comentarte algunos detalles sobre el caso, con el fin de que sirvan para mejorar la atención a esta menor. Como os expresé telefónicamente tras haber valorado a la madre detenidamente llegué a la conclusión de que esta mujer no presenta ningún trastorno psiquiátrico ni consume tóxicos. En mi opinión se trata de una mujer muy capaz, entrañable y que en el momento actual está sufriendo enormemente al verse separada de su niña de forma abrupta.

Lo que quiero transmitir es mi enorme preocupación por la menor. Sé como psiquiatra infantil que para una niña de quince meses verse separada de su madre de forma brusca, trasladada de centro y sin ningún adulto familiar supone un daño importante que puede tener secuelas psíquicas si no se repara lo antes posible.

En este sentido quiero citar a John Bowlby, el psiquiatra infantil británico que elaboró toda la teoría del apego, actualmente aceptada por toda la comunidad científica internacional y validada por infinidad de investigaciones. En su libro dedicado a los efectos de la separación materna en los niños más pequeños dice Bowlby: “Siempre que un niño pequeño que ha tenido oportunidad de desarrollar un vínculo de afecto hacia una figura materna se ve separado de ella contra su voluntad, da muestras de zozobra, y si por añadidura se lo coloca en un ambiente extraño y se lo pone al cuidado de una serie de figuras extrañas, esa sensación de zozobra suele tornarse intensa. El modo en que el chiquillo se comporta sigue una secuencia característica. Al principio protesta vigorosamente, y trata de recuperar a su madre por todos los medios posibles. Luego parece desesperar de la posibilidad de recuperarla pero, no obstante, sigue preocupado y vigila su posible retorno. Posteriormente parece perder el interés por la madre y nace en él un desapego emocional”. “Los niños pequeños sufren trastornos incluso en circunstancias de separaciones muy breves” Todas estas afirmaciones las publicó en 1973. Ahora, casi cuarenta años más tarde, la neurobiología del apego demuestra que la separación de la madre a edad temprana se traduce en alteraciones neuroanatómicas que pueden perdurar de por vida y ser la base de trastornos mentales. Durante los dos primeros años de vida el apego modela el desarrollo cerebral, especialmente del lado derecho, y un estrés grande como el de la separación forzada además de un sufrimiento inmediato para la criatura puede dejar secuelas de por vida.

Creo que el sufrimiento de esta menor debe de ser muy significativo, máxime cuando hasta la fecha no se había separado de su madre por más de unas horas. La madre me explicó que su hija no estaba apegada a ningún objeto en particular. Todo esto, el que no se hubieran separado hasta la fecha y el que no tenga un objeto transicional, es indicador de un buen vínculo con la madre, y no lo contrario. De continuarse la separación la niña puede ver su confianza en el mundo truncada y presentar síntomas en un futuro como ansiedad de separación, incontinencia de esfínteres, tartamudeo, inhibición u otras patologías que podrán variar según la edad. Por todo ello de cara a finalizar ese sufrimiento y evitar las secuelas es urgente que la separación finalice inmediatamente.

Me habéis informado de que la madre parecía ofrecer el pecho por cosas como el llanto o que la niña se hubiese dado un golpe, de forma emocional y no nutritiva, o incluso caótica. En este sentido quiero insistir que precisamente esto es lo que recomendamos a todas las madres en la actualidad los profesionales sanitarios. Tanto la Asociación Española de Pediatría como UNICEF recomiendan la lactancia materna durante un mínimo de dos años, e insisten en que la lactancia debe de ser a demanda, es decir, cada vez que el lactante lo pida o que la madre desee dárselo.

Desde la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid se ha realizado un esfuerzo magnifico en los últimos años por formar a todos los profesionales sanitarios en la importancia de la no separación madre-bebé, en los cuidados centrados en la familia y en promover y apoyar la lactancia materna. De ahí mi extrañeza ante lo que ha sucedido en este caso. Mi deseo es que los profesionales de los servicios sociales de Madrid que trabajan con infancia y lactantes puedan recibir la misma formación y apliquen las mismas recomendaciones basadas en la evidencia científica. La propia madre no puede entender cómo es posible que su pediatra le animara a seguir amamantando a su niña todo el tiempo posible mientras que en la residencia se le insistiera en que suprimiera la lactancia.

Desde hospitales públicos como el 12 de Octubre se han puesto en marcha iniciativas como el banco de leche, que permite la donación de leche materna para niños prematuros, enfermos que no tienen madre o cuya madre no puede dar leche propia. Igualmente tienen un servicio de voluntariado para garantizar que los bebés abandonados puedan beneficiarse del método canguro que supone un contacto piel con piel bebé-adulto. Sería muy bueno que pudieseis conocer dichas experiencias e incluso iniciar proyectos de formación y colaboración conjuntos para unificar criterios.

Confío en que se permita a madre e hija reunirse lo antes posible, es decir, hoy mismo, y que todos podamos aprender y mejorar nuestra atención a madres y familias después de este caso. Quedo a disposición vuestra y del IMMF para colaborar en todo lo posible como psiquiatra infantil que soy. Remito copia de esta carta a la gerencia del IMMF, con la confianza de que mi opinión profesional sirva para disminuir las posibles secuelas de esta niña ingresada en vuestro centro.

Atentamente,

Dra Ibone Olza
Psiquiatra Infanto-juvenil